Monumento al Minero

Volver a Lugares de Guardo


El Monumento al Minero es un conjunto arquitectónico construido el 14 de julio de 1975 como alegoría al oficio de la minería y en homenaje a los mineros, artífices del progreso y sustento económico de Guardo y su comarca. El monolito de bronce, de 4 metros de altura, es obra del célebre escultor Jacinto Higueras Cátedra. El resto del conjunto de hormigón, que sirve de pedestal a la figura del minero y que representa el trabajo en el interior del pozo, pertenece a los arquitectos Antonio Espinosa y Luis Joaquín García.

El artista jienense Jacinto Higueras Cátedra creó esta gran pieza, obra encargo del arquitecto Antonio Espinosa. A pesar de que el Minero juega un papel importante en la vida de los guardenses, la mayoría desconocen al autor de esta obra que se levanta en pleno centro neurálgico de la localidad. Su creador fue también pintor e intérprete y trabajó junto al prestigioso dramaturgo, poeta y prosista granadino Federico García Lorca, y más concretamente, en su más que popular grupo La Barraca del que Higueras figura como uno de los intérpretes fundadores entre los años 1932 y 1936, período en que permaneció operativa esta compañía teatral universitaria.

Jacinto Higueras Cátedra revisando, el la fundación, la figura
en bronce del Monumento al Minero.
El escultor Jacinto Higueras Cátedra en el montaje de la figura del Minero en el año 1975.

También demostró su valía en el mundo del celuloide actuando en los años treinta y cuarenta, del pasado siglo, junto a directores cinematográficos de la talla de Luis Buñuel, Edgar Neville, Luis Marquina o Pío Ballesteros, en películas de renombre tales como Don Quintín el amargao y La señorita de Trevélez. Tras una frenética actividad cultural, el hijo del también escultor Jacinto Higueras Fuentes, falleció el día de Navidad de 2009 en su domicilio de Madrid a los 96 años de edad dejando en la memoria de sus seguidores interminables galardones.

En el conjunto se representan escenas cotidianas de lo que un día fue uno de los oficios más importantes y destacados de la localidad guardense, la minería. Todo el conjunto se ve completado por un estanque y varias fuentes que se iluminan, en diferentes colores, todas las noches del año.

Vista del Monumento al Minero al anochecer con sus fuentes y luces de colores.

Se puede decir que el Monumento al Minero es el monumento y el lugar más emblemático de la villa, además de un lugar de reunión y celebraciones entre los vecinos y visitantes de la localidad.

A pesar de la desaparición de la actividad minera en la zona,​ sigue siendo el lugar donde se celebra cada 4 de diciembre la festividad de Santa Bárbara, patrona de los mineros, que consiste en una misa en honor a la patrona seguida de una procesión que finaliza en el monumento, donde se realiza una ofrenda floral y los asistentes entonan la canción del himno minero “Santa Bárbara Bendita”.